Archivo de la categoría: LA MEDIDA EXACTA

Altura Muebles de Cocina

Al parecer la palabra proviene de “alhacena” y se refiere al mueble para guardar vajilla y alimentos gustosos que se ubicaba en el comedor o la antecocina, pero se masificó como mueble sobre mesada y comienza allí el problema de las alturas y las estaturas.

Salvada la “opertura” lingüística cumpliremos con el propósito métrico de este desafío extremo que abordaremos con la mirada alejada de manuales, usos, y costumbres y concluyen con un inefable ánimo del comitente. La ergonometría en este caso es materia delicada, atravesada por muchas variables y requiere de un “pienso” complejo y detallado.

Lo prioritario estimar la estatura, la “arboladura”, y la flexibilidad de los usuarios y me refiero no solo a quien abonará los honorarios sino a las cotas de quien le picará el seso cada vez que deba encaramarse en la mesada. No hablamos de medir a los clientes pero un ojo atento cuando éstos se apoyen en el marco de una puerta puede ubicarnos ese ranking de “quienes piensan en ellos antes que en su ego”.

La moda de colocarlas a un metro y medio del piso obligando a un diseño de ventanas alargadas y angostas pasó, en buena medida porque obstaculizan la luz en los planos de trabajo y en otra, porque favorecen rotura de crisma no importa la estatura del incauto.

Con una mesada ancha el ángulo de quiebre de la cintura será mas pronunciado y pararse en puntas de pié inútil, mientras que si tan solo hay un apoya platos podremos ubicar el mueble mas arriba y obviar heridos.

Las alacenas sobre mesadas en ángulo solo son aceptables para personas altas o de brazos largos, los demás debemos abstenernos o rendirnos al método de palpación para encontrar de todo menos lo buscado. Norma general es que todo lo de uso diario quede a mano, por eso bodegas, secaplatos y especieros en los rincones siempre serán motivo para que farfullen, y no serán elogios hacia nosotros.

Evoco las alacenas que guardaban conservas y dulces caseros con puertitas caladas para convertir carnes faisandé en civet de liebre y suaves quesos en cajitas de olorosos camembert, hoy substituidas por el horno de microondas y el grill que facilitan otros procesos y debemos ubicarlos para amortizar su inversión.

La consigna entonces será armar el rompecabezas sin preconceptos, pensando en el comitente antes que en el prototipo, en las actividades antes que en la oferta y en el ingenio antes que en el dinero.

Anuncios

Altura del Escritorio

Las volutas de mi cerebro se retorcían para encontrar mi “Divina Proporción” que dista de aquella buscada con ahínco por Luca Pacioli con Da Vinci en pleno Renacimiento. Mi interés era más posmoderno, prosaico, y sencillo pero no por eso menos importante en un mundo revolucionado por las TIC.

Necesitaba liberar la columna vertebral del repentino escayolamiento virtual que la apresó. Unas sesiones de quiropraxis acomodaron mi chasis pero la recomendación fue taxativa, si pretendo seguir usando computadora y evitar quedar escorada a perpetuidad tendré que sostener por horas, tres ángulos rectos – rodillas, caderas y codos – y la cabeza a la altura de la pantalla,

Trabajo en casa, probé todos los muebles para asentaderas y los que aportan un plano de trabajo pero al día siguiente salí decidida a comprar equipamiento de oficina. Con frustración me topé con objetos de diseño industrial propios de la mente de Albert Speer, muy parecidos en sus medidas y proporciones aunque de gran variedad en líneas y colores. Respaldos para Gulliver que obligan a la mayoría a inclinar la cabeza hacia abajo pero dan al que ocupa los sillones “sensación de poder”, mesas para computadora adecuadas para liliputienses en las que es difícil acomodar tres ángulos de 90° y que inducen a su ocupante a pensarse como alguien menos importante. Todo esto con materiales que perdieron la nobleza antes de ser fabricados y un packing con manuales de instrucción en idiomas cuya escritura no arranca por la izquierda, ininteligibles por lo tanto en esta mitad del planeta.

La solución que encontré fue un “revival aggiornado” sillón de comedor de 1945, escritorio de oficina de los años 60, una cajita de madera para levantar los pies y 3 expedientes gordos para elevar la pantalla.

Un exitazo, mi columna se fue acomodando y con ella ese buen humor que me permite sentenciar nuevamente en estas páginas, Neufert era un boludo que se hizo famoso midiendo cualquier cosa, pero si tenemos noción de nuestro tamaño y ocupamos el cerebro en acomodar las propias cotas, encontraremos “nuestra divina proporción”.

El tamaño de la mentira

¿Cual es el calibre de las mentiras que podemos soslayar, aún cuando sean flagrantes y menosprecien nuestro discernimiento?

¿Cuántas mentiras puede decir un funcionario,  para llenar el gigantesco vacío de actos de su gobierno y cuantas podemos tolerar sin reacción alguna?

¿Qué forma  tendrá  aquella mentira  que logre  sacudir  nuestro letargo?

¿La democracia tiene un límite para la mentira,  o acepta ciudadanos que juegan a que no los engañan  y funcionarios que compiten entre sí  por el premio al embuste mas canchero?

¿Cómo ejercer ciudadanía, cuando  hastiados de vivir en esta virtualidad engañosa, descreemos de todos y de todo?

Pareciera que los argentinos tenemos una aversión  infinitamente elástica a la mentira,  la toleramos de  toda medida, color y forma. Hacemos bromas sobre las más descaradas declaraciones de nuestros gobernantes, atascamos facebook y twitter   y  con esa mínima e inocente  catarsis seguimos tan campantes  cada uno por nuestra cuenta.

Queremos vivir en democracia   pero nos  quedamos en sus aspectos formales y nos hemos convencido de que nuestro rol,  es meramente  ejercer el derecho al sufragio.  ¿Olvidamos acaso el de  ser informados? Otro pilar del sistema de gobierno que hemos abrazado,  tras largas y durísimas experiencias.

Paul Ekman , un científico  de EEUU que analiza las  micro expresiones  faciales, e identifica en ellas  emociones: ira, asco, miedo, felicidad, tristeza, sorpresa, diversión, desprecio, alegría, vergüenza, emoción, culpa, alivio y satisfacción,  ha  probado que los gestos ante esas emociones son universales,  y que sumadas al análisis lingüístico,  hacen un combo muy confiable para determinar cuando una persona miente.

¿Mejoraría nuestra democracia si redujésemos la tolerancia a la mentira? Sueño con una democracia plena y en mi desvarío,  imagino a Tim Roth en el papel del Dr. Lightman,  diciéndonos …a ése, éste y aquel, no les crean

¡están mintiendo desde las tripas!

ergonometría – cama king size

PROGRAMA DE DISEÑO DE LA VIVIENDA DEL SIGLO XXI

Los reyes no eran estúpidos, sus palacios eran diseñados con un programa que contemplaba la intimidad del rey y también la de la reina. Cada uno tenía su espacio privado y jugaban a las visitas cuando les venía en ganas hacer, lo que se hace necesariamente de a dos.

Esa costumbre de las clases altas europeas se modificó cuando las pestes y las guerras devastaron la población y había que procrear a ritmo acelerado para asegurar la continuidad de la especie, pero sobre todo de la clase. Se impuso el amuche y el equipamiento  que demuestra que 1+1 es muchísimo mas que 2.

No  hay medida que alcance para  suplir la falta de intimidad y los tempos cambiaron.  ¿Porqué  el que el programa de diseño de viviendas unifamiliares quedó anclado en el tiempo? ¿Cómo explicarnos que en enormes casas, con espacio para tanta trivialidad eventual,  el matrimonio siga obligado a compartir el dormitorio? ¿Como no van a cundir los divorcios si están  condenados a soportar toda suerte de aromas, ruidos, movimientos y temperaturas del otro, que ningún king size soluciona?

Pensar en doble no resulta  abusivo  cuando el programa de diseño incluye una cava, playroom con billar y mesa de black jack, sauna, hidromasajes y otros elementos de  confort que terminamos disfrutando las visitas, mientras los dueños de casa de desloman para mantener los gastos  de consorcio.

En su defecto un cuatro “alternativo”, una cucha a la cual apelar cuando conviene apartarse del mal sueño del vecino, poner distancia hasta el nuevo encuentro o simplemente leer y escuchar música, sin recriminarse que se está alterando el descanso de ese otro que podemos amar, pero que muchas  veces incomoda.

altura del asador – ergonometría aplicada

Abrí la puerta y con aire displicente ingresó, instaló su gran porte en mi sillón azul y se despachó sin prolegómenos.

–         Enana maldita, ahora que reformé la cocina se te da por escribir sobre la mesada, y yo desde la semana pasada tengo esta espina clavada en la frente,  y me siento un idiota cada vez que tengo que doblar la cintura para lavar un vaso. Pero además me pregunto ¿Si la enana tiene razón, porque siguen haciendo las cocinas tan bajas?

–         Hablo de la mesada, no del artefacto cocina. Ese no puede ser tan alto porque si tuviese 94 centímetros más 30 de olla, yo no vería si el guiso se está pegando.

–         Despejada esa duda y antes de que gaste un solo peso en reformar el asador ¿podes darme alguna pauta convincente para determinar la altura de la parrilla? Pero como te conozco y seguramente tu opinión irá en contra de todas las recomendaciones que me dieron. ¡quiero que me convenzas de tus argumentos!

–         La altura perfecta para el santuario en que se inmola al chorizo,  es de 10 a 15 cm por sobre tus atributos.

–         ¿Qué, no entiendo? Lo hacés a propósito de jodida que sos.

–         Querido mío, eso que tienen entre las piernas, son fábricas de espermatozoides y fuente de placer. El calor intenso altera la fertilidad y la respuesta de vuestro aparato de modo que  asegurate de que el calor de las brazas te de mas cerca del pupo.

–         Que te parió, me dejaste sin argumentos ni atributos, en una sola estocada.

–         Eso corre por tu cuenta, pero supongo que será porque soy arquitecta y no psicóloga devenida en constructora.

Otros post sobre ergonometría aplicada:

https://marulalula.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=583&action=edit

https://marulalula.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=658&action=edit

altura de la mesada de cocina – apuntes de ergonometría

Una ayuda a quieenes buscan la ” mesada de cocina exacta”

Entró con modales sofisticados pero repentinamente le salió el carrero en el que suele convertirse en la intimidad.

–         ¡Hija de puta! ¿Por qué una enana como vos tiene una mesada alta y yo tengo que doblarme para picar una insignificante cebolla? Se lo advertí al máster arquitecto que proyectó mi casa. ¡Mira …que tengo una amiga que además de colega tuya es mujer y dice que la mesada de 80 cm solo es útil para amasar, y… yo  a la harina la utilizo para espesar las salsas! ¡Quiero una mesada alta, no quiero lavar los platos y quedar doblada!

–         Me aseguró que la diseñaría a mi medida pero cuando la instalaron… me encontré con una estupidez  de 84 cm. Típico de macho que jamás lavó un plato.

Con paso enérgico, se dirigió al escritorio y volvió,  metro en mano,  a medir la mesada mientras yo descorchaba el vino.

–         No te digo ¡Esta tiene 94,  10 centímetros  mas que la mía! ¿Como carajo vas a diseñar bien una cocina, si la usas 3 minutos al día y  solo para buscar el destapador?

Para salir del brete serví el vino y los sándwiches en el living,  tratando que olvidara al menos por el momento a su mesada y su arquitecto pero no lo logré. Con la copa en una mano y el cigarrillo en otra, miró el jacarandá y me espetó.

–         ¡Este boludo tampoco toma  vino en el living de su casa!  Solo así se entiende que le pedí ventanas bajas para ver el jardín y son bajas, bueno más bajas de lo normal  pero para ver el césped tengo que estirar el cuello. Menos mal que usa el baño y su mujer está rebuena, porque lo único que diseñó bien fue el dormitorio y el baño. ¿Sabés Gorda que mi viejo decía que Neufert era un boludo que se hizo rico midiendo estupideces?  Ese alemán se murió hace un montón de años y los arquitectos siguen haciendo las mismas cagadas.

APTO SOLO PARA INVESTIGADORES DE LA MEDIDA EXACTA
otros post sobre medidas de equipamiento habitacional y laboral

https://marulalula.wordpress.com/2009/04/02/altura-de-la-parrilla-ergonometria-del-santuario-del-chorizo/

https://marulalula.wordpress.com/2013/08/13/a-que-altura-se-coloca-la-alacena/

https://marulalula.wordpress.com/2009/04/24/programa-de-diseno-%E2%80%93-arquitectura-del-siglo-xxi/

https://marulalula.wordpress.com/2013/07/14/ergonometria-e-informatica/

 

inodoros alcahuetes

Innovación en sistemas de detección del funcionamiento de sistemas cloacales

Los artefactos sanitarios, su diseño, sus instalaciones y derroteros en la evolución de la especie, han sido motivo de varios post en este espacio.Las estadísticas de esta micronesísima porción de la info en el gran oráculo,también permiten evaluar que aquellos,sonuna cuestión de gran peso en la vida moderna.

Pero no siempre el problema radicaen esasaparatosaspiezas de losa,que cuando hablamos de ellas suelen dar asquito, pero cuando nos instalamos sobre sus bordes voluptuosos y redondeados, se convierten en “el mejor lugar”.

A veces, el inodoro se pone perezoso por motivos ajenos al estrangulamiento del caño de salida, a la escasa pendiente delramal principal o al tamaño delmaño que deba evacuar y en un proceso de 10 días, él pasa de estado de “fiaca” al de atascamiento, sin que ningún experto en la materia – entiéndase experimentado en cañerías y no en mierda – pueda explicar el fenómeno.

Es el caso que el equipo interdisciplinario al que están abonados varios protagonistas de este blog, ha descubierto en cercanías de Mariano Larra y Javier López – Bajo Palermo -Córdoba Capital. El comportamiento del “trono” en cuestión ha sido evaluado durante 4 años y su infalibilidadpara predecir el desborde de los efluentes es incuestionable.

En la era del marketing, todo debe tener un adjetivo adecuado, este trono ha pasado a llamarse el “Alcawwád” que en árabe significaba el mensajero y en criollo alcahuete. Detectado el problema y el instrumento perfecto de predicción, se suceden las alternativas de solución de los vecinos :

Alarma comunitaria: cuando el Alcawwád comience a adormilarse, los dueños del mensajero deberán comprometerse a pasar mails, sms o panfleto a las 8 manzanas que se llenarán de mierda cuando desborda la cloaca. Con esa anticipación puede organizarse un buen piqueteque atasque el eje noroeste de la ciudad.

Alarma gubernamental: cuando el Alcawwád se apichone, los vecinos invitarán a un banquetea las autoridades municipales y cuando se le atrevan al alcahuete, filmarlos a la salida porque seguramente estarán un poco transpirados.

Alarma comunicacional: cuando el Alcawwád se amilane, atascar a los medios de comunicación de “mensajes solidarios”anunciando la hecatombe contaminante, paraque la eviten todos aquellos que tengan la posibilidad.

destrancar calefones, inodoros y piletas de cocina

¡Que tarea desagradable! Empieza con  agua sucia,  fragancias hediondas y la bronca porque algo que asumimos debe funcionar siempre, se fue al carajo.

Sigue con la búsqueda de una solución y en el siglo XXI vamos directo al gran oráculo – buscador mediante – que hace cosas horribles como referirlos a marulalula cuando preguntan: ¿Cómo cambiar caño desagüe cloacal? ¿Cómo destrancar inodoro?

No quiero imaginar el rostro de aquel a quien se le taponó el fregadero y encuentra  en “un clásico – la pileta de cocina” un manifiesto feminista, por lo que me disculpo con sinceridad, en ésta página no encontrarán la solución.

Solo para no dejarlos en banda y pensando en que tal vez es feriado y no tienen otra opción mas que remedios caseros, les dejo mi propio machete y les deseo mejor suerte con el procedimiento que con el oráculo.

Volcar un litro de vinagre y dejar actuar 2 o 3 horas, mientras de a ratos le damos manija a la sopapa.

Volcar 3 o 4 pavas de agua casi hirviendo, en chorrito si es la pileta, de una si es el inodoro y volver a la sopapa.

tendencias en el diseño de inodoros

La pediatra abrió la puerta del estudio buscando una solución urgente al diario atascamiento del inodoro, pero lo hizo con una frase singular.

– ¿Arquitectos, me pueden explicar porqué fabrican  inodoros chicos?

– ¿Cómo que son chicos? Hay algunos que no caben en cualquier baño.

– No, no, no. Hablo del caño de desagote, porque es mi cuarta mudanza y en todas las casas los inodoros se trancan. Hasta se trancaba  ese en el que debía sujetarme  para no caerme ¿Te acordás, el de la casa grande?

– Los inodoros se fabrican para una medida estándar de lo que el caño lleva, creo doctora que alguien de tu familia tiene un organismo que fabrica cosas que exceden la susodicha medida estándar.

– Por supuesto, el que tenía intolerancia a la lactosa cuando era bebé, su aparato digestivo se sobredimensionó y eso es para toda la vida.

¡Qué gran tema de investigación científica! Teorema del caño y el maño.

Despejar las hipótesis del caño fue un trámite rápido, pero las del maño, a cargo de la pediatra, implicaron un análisis que se resume en:

¿Cual es el diámetro estándar? … esa es la cuestión.

La sustitución de leche materna por la de vaca genera intolerancia, los niños que la padecen se constipan, sus intestinos se agrandan y la evolución de las especies continúa. La leche de soja, gran sustituto por unas décadas ya generó intolerancia en hijos de madres criadas con soja y se recurrió a las cabras. Las últimas generaciones, nacen con intolerancia a la leche de vaca, de búfala, de cabra y también al jugo de yuyos. Mientras se siguen investigando sustitutos, incrementa la población de niños, jóvenes y adultos con aparatos digestivos sobredimensionados. Colofón:

Los fabricantes de inodoros se quedaron en Neufert, se olvidaron de Darwin y la sección del desagüe es chica para la evolución de la especie.

Si nada tienes que ver con la industria de la construcción, tal vez te sea útil saber cuando atascas el inodoro, que no eres  Cromañón eres un avanzado de la especie humana.

desagües cloacales – un parámetro a considerar

Debutaba administrando obras con el plus de remodelar la casa de amigos que  vivían en la obra;  abogado él; socióloga ella y dos niñas pequeñas.

Apostó a lo mejor para lo que llevó un contratista que además de artesano del ladrillo visto  era Maestro Mayor de Obra egresado de la UNC y tenía un ojo avezado para advertirle antes de descargar el camión, que le habían provisto 300 ladrillos menos que los facturados.

Todo arrancó en armonía, hasta que llegó el primer día de pago y el metro sesenta de arquitecta  le solicitó al contratista que se sentara para verse las caras mientras sacaban cuentas.  Como un señor que era, éste acomodó el metro noventa de humanidad sobre en una pila de ladrillos y sacó su libreta de anotaciones dispuesto a defender hasta el centavo su calidad profesional, cosa que estaban haciendo ambos.

Todos los viernes a la tarde se repetía la escena con más público acomodado tras la cortina del living, tomando mate y opinando sobre los argumentos de ambos. Sucedía que la dueña de casa fue invitando a sus colegas para una observación profesional  sobre el comportamiento social.

Se acostumbraron a ese público invisible, pero un viernes  en que la discusión se centró en una tarea extra que debió realizarse dos veces en la misma semana – destrabar el caño de desagüe cloacal de la casa – las cosas se complicaron. Ambos sabían que el caño tenía una pendiente mínima sin solución,  porque así lo mandaba la geometría y la ley de gravedad. El contratista pretendía cobrar la tarea dos veces y la arquitecta opinaba que no correspondía abonar un trabajo que se realizó mal y debió rehacerse. La conversación se desviaba hacia la mampostería, el alero y el calefón, pero se estancaba en la cloaca.

Los actores se agotaban, el discurso se tensaba, pesaba el ánimo de terminar la semana. Cansado  el gigante se levantó y con un dedo le indicó que lo siguiese fuera de las luces de la tramoya. Al reparo de una esquina  en voz baja y con mucha timidez, dijo:

– Arquitecta, si el doctor no quiere pagar  el trabajo de destrancar el caño, por favor dígale que no tire los preservativos en el inodoro, porque estamos cansados de sacar globitos de todos colores.