Pampa de Achala: por una efectiva protección

La Reserva Hídrica Pampa de Achala es un área protegida de jurisdicción provincial y dominio privado creada por Decreto N° 361/99 con importante objetivos, entre ellos:

  •  Conservar los ecosistemas del cordón montañoso de las Sierras Grandes, Cumbres y Pampa de Achala, incluyendo las quebradas que del mismo descienden.
  • Preservar las cabeceras de cuencas, contribuyendo así a asegurar la provisión de agua, tanto en su calidad como en su regularidad, en territorios ubicados a menor altitud.
  • Amparar la diversidad biológica y fisiográfica regional.
  • Incorporar a los pobladores locales a las actividades de resguardo de la naturaleza, a través de la revaloración del ambiente y la necesidad de conservarlo.
  • Generar actividades que, en un manejo integrado y sustentable de los recursos naturales renovables, favorezcan un mejoramiento en la calidad de vida de los habitantes ordenando y regulando, también, el uso recreativo y turístico.

 La Reserva ocupa una superficie de 146.000 hectáreas, que se agregan, como área de amortiguamiento, a las 40.000 del Parque Nacional Quebrada del Condorito (Ley Nacional  N° 24749 – 1996 – dominio y propiedad de la Nación). Ambos predios forman una unidad de protección a las nacientes de las cuencas hídricas que ocupa menos del 1,2 % del territorio y abastece de agua al 70 % de los habitantes.

Lo que define a un área protegida son sus objetivos y el manejo que se hace de los recursos naturales para concretarlos. Si consideramos que ambas áreas comparten el fin de proteger las nacientes de ríos y comprobamos a simple vista la enorme diferencia que presenta cada una cuando ya han pasado más de 10 años de su creación, deberíamos indagar sobre los diferentes planes de manejo para entender por qué el alambrado separa dos paisajes, dos ambientes, dos mundos tan diferentes.

Foto del año 2006, cuando el Parque cumplía 10 años: del alambrado a la izquierda se ubica el Parque Nacional Quebrada del Condorito y a la derecha, la Reserva Hídrica Provincial Pampa de Achala, tal como la vemos cuando circulamos por las Altas Cumbres.

 

 

Foto Satelital: El alambrado y la tranquera están señalados por las flechas; debajo de ellas se encuentra el PN Quebrada del Condorito y arriba, la Reserva Hídrica Provincial.

Dentro del Parque Nacional se erradicó la cría de ganado (vacas, caballos, cabritos u ovejas) y se alienta la repoblación con fauna originaria (llama) extinguida desde hace muchísimos años como resultado de la forma de explotación de la tierra. La decisión de erradicar animales exóticos es una práctica de manejo de recursos naturales adoptada para  preservar los pastizales de altura que retienen el agua, protegen los suelos y los resguardan de la erosión, pero también para evitar su quema para el rebrote ante la ausencia de pastos por la sequía invernal, que es una práctica de supervivencia del ganado y sus cuidadores.

 

La Pampa de Achala es también un gran desierto, la habitan unos pocos cordobeses que mantienen su cultura, sus tradiciones y recelan de grandes promesas, que muchas veces han sido incumplidas. Pero son esos pocos ciudadanos quienes podrían constituirse en los perfectos custodios de nuestro patrimonio ambiental y nuestros recursos si se trazaran políticas pensadas en esas capacidades y en su disponiblidad. Vivimos en una provincia cuyos principales ríos nacen en nuestro territorio, que no tiene nieves eternas, con un clima que presenta largos meses de sequía y  necesitamos por lo tanto retener el agua de lluvia para sortear la escasez,  minimizar los riesgos de incendios y preservar la biodiversidad.

La Legislatura Provincial solicitó este año al Poder Ejecutivo que estudie la factibilidad de extender los límites de la Reserva Hídrica Pampa de Achala, haciéndose eco de la inquietud y movilización de vecinos e instituciones del sur del Valle de Traslasierras. Coincidimos en que deberían incrementarse las superficies protegidas en las nacientes de las cuencas provinciales, pero exigimos mucho más de nuestros gobernantes y representantes: reclamamos que la protección no sea declarativa sino que sea el resultado de efectivas políticas públicas.

A nuestro criterio, los legisladores provinciales deberían establecer los regímenes jurídicos necesarios para garantizar un adecuado manejo de los recursos en todas las áreas protegidas provinciales y nuestro Gobierno debería rendir cuentas sobre aquello qué se hizo mal o se dejó de hacer en la Reserva Hídrica Provincial Pampa de Achala acorde a los magros resultados que observamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s